REFLEXIONES

DIEZ FORMAS DE AMAR

SORDERA ESPIRITUAL

Hechos 22: 6 – 9

Pero aconteció que yendo yo, al llegar cerca de Damasco, como a mediodía, de repente me rodeó mucha luz del cielo;

y caí al suelo, y oí una voz que me decía: Saulo, Saulo, ¿por qué me persigues?

Yo entonces respondí: ¿Quién eres, Señor? Y me dijo: Yo soy Jesús de Nazaret, a quien tú persigues.

Y los que estaban conmigo vieron a la verdad la luz, y se espantaron; pero no entendieron la voz del que hablaba conmigo.

En todos los tiempos de la humanidad después de la caída de Adán y Eva, el ser humano tiene una gran dificultad para oír a Dios. Pero parece ser que el siglo 21 es el siglo de los oídos espirituales cerrados pero muy abiertos los oídos carnales.

Gracias a Dios que aún estamos aquí los que creemos que La voz de Dios, nos trae palabra de vida eterna, aunque  esto sea incomprensible  para quienes tengan los oídos cerrados  por diversas causas.

Una de ellas puede ser  el engaño de la religiosidad o los conceptos extremadamente materialistas que llevan de generación en generación a una sordera espiritual. Las generaciones actuales no quieren escuchar,  ni entienden lo que Dios Dice a sus oídos,  aunque tengan muy de cerca a alguien que les hable de Dios.

Dios ha hablado de múltiples maneras  en todos los tiempos – en su propósito de salvar a todo el que oiga y obedezca sus mandamientos. Y una de sus promesas es bendecir y generar bienestar a los que escuchen su voz

Jeremías 7:23 Más esto les mandé, diciendo: Escuchad mi voz, y seré a vosotros por Dios, y vosotros me seréis por pueblo; y andad en todo camino que os mande, para que os vaya bien.

Hay cuatro barreras mentales que mantienen tu mente y tus oídos espirituales cerrados para no escuchar  la voz de Dios.

  1. EL YO. Si piensas que no necesitas a Dios en tu vida y quieres manejar tú mismo las cosas, probablemente no escuches lo que Dios dice. El orgullo,  la vanidad  y la falsa creencia de poder abastecerse por sus propias fuerzas de todo lo que necesite son murallas muy altas que impiden estar abierto a la posibilidad de que Dios quiera decirte.
  2. Miedo. Muchas personas no pueden escuchar  la voz de Dios  porque les da miedo escuchar a Dios. Piensan que escuchar la voz de Dios y sus mandamientos les hace una especie de fanáticos religiosos o les privará de los deleites carnales del mundo
  3. Amargura. Cuando te aferras al dolor, al resentimiento o al rencor, no vas a ser capaz  de escuchar a Dios, porque tu corazón está endurecido. La vida del amargado, es un continuo recordar las cosas duras y tristes que ha vivido y por lo general culpa a Dios por todo lo malo que le ha pasado. Esto te hace ser frío y estar a la defensiva, incluso al amor de Dios.
  4. Sentimiento de Derrota y culpa. Cuando el enemigo te hace creer que eres un caso perdido, que no podrás cambiar jamás y que tu culpa  por tus errores y debilidades no tiene perdón.

Pero hoy hay buenas noticias: SI HAY PERDON, SI HAY RESTAURACIÓN, SI HAY SALVACIÓN, para todo aquel que ahora quiera escuchar o para aquel que aun estando cauterizada su conciencia, Dios quiera salvar.

Así pues aquí hay dos alternativas  y todas dependen de la gracia y misericordia de Dios.

La primera es que queramos escuchar y para esto  hay que tener sed de Dios, con un corazón sincero y reconociendo que Dios tiene misericordia tan gran que puede perdonar y restaurar tu vida.

La otra es el clamor de los santos de Dios  para que esa misericordia de Dios  toque los oídos  de todos los que amamos  y deseamos que sean salvos.

Salmos 34:17-19

17 Claman los justos, y Jehová oye,
Y los libra de todas sus angustias.

18 Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón;
Y salva a los contritos de espíritu.

19 Muchas son las aflicciones del justo,
Pero de todas ellas le librará Jehová.

Ahora es el momento de tomar decisiones que nos ayuden a escuchar de continuo la voz de Dios y cada día caminar subiendo peldaños hacia la meta final: MORAR EN LA ETERNIDAD CON EL y con todos los salvados.

Dios te dice hoy – escucha mi palabra y permite que esta se implante en tu corazón…

Santiago1: 21

Por lo cual, desechando toda inmundicia y abundancia de malicia, recibid con mansedumbre la palabra implantada, la cual puede salvar vuestras almas.

Y este es el clamor continuo de Dios para aquellos  aun escuchando su voz no le dan la importancia a tan grande misericordia; así se los dijo a los antiguos moradores de la tierra en Hebreos 3:15

Entre tanto que se dice: si oyereis hoy su voz, no endurezcáis vuestros corazones

Hoy es el día en que  puedes ser parte de este rebaño de Dios y ya  estás en él, recuerda lo que  nos dice en su palabra:

Juan 10:27-28

27 Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen,

28 y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano.

Tan grandes y hermosas promesas están vigentes en  medio de tanta sordera espiritual

Refugiémonos en su rebaño que nada ni nadie nos arrebatará  de su  mano poderosa.

Dios les bendiga.

EDGAR BELTRAN RODRIGUEZ


PODCAST PARA ESCUCHAR Y DESCARGAR

NOVEDADES